Edificios sostenibles. Integrative Process (Proceso de Diseño Integrativo)

Edificios sostenibles. Integrative Process (Proceso de Diseño Integrativo)

Un edificio es una entidad con interrelaciones y sinergias entre todos sus elementos. Por ello, una visión integrada de todas las disciplinas permite detectar beneficios medioambientales cruzados. El Proceso Integrativo (Integrative process) promueve el desarrollo del análisis sobre la interrelación de sistemas en las fases iniciales de los proyectos que permitan crear proyectos de alta eficiencia y optimizar costes.

Comenzando en el pre-diseño y continuando a lo largo de las fases de diseño, identificamos y usamos las oportunidades para lograr sinergias entre las disciplinas y los sistemas de construcción utilizando los análisis para informar de los requisitos del proyecto del propietario (OPR), la base de diseño (BOD), los documentos de diseño y los documentos de construcción.

El Proceso Integrativo se inicia durante la fase de pre diseño y se desarrolla durante la fase de diseño:

  • Sistemas de Energía Relacionados (Energy-Related Systems):

    Desarrollamos una modelación energética preliminar tipo Simple Box* antes de la finalización del Diseño Esquematizado (Schematic Design). Evaluamos al menos dos posibles estrategias.

  • Desarrollo de una comparativa previa de consumos /aportaciones (Análisis Presupuestario “Budget Analysis”):

Exploramos cómo reducir el consumo de agua mediante un análisis preliminar del presupuesto del agua antes de completar el diseño esquemático que explora como reducir las cargas de agua potable en el edificio y lograr los objetivos de sostenibilidad relacionados. Evaluamos y estimamos las posibles fuentes no potables de suministro de agua y los volúmenes de demanda de agua del proyecto.

Para lograr implementar el Proceso de trabajo Integrativo en un proyecto se documenta cómo el análisis anterior informó las decisiones de construcción y diseño del sitio en los requisitos del proyecto del propietario (OPR) y en la base del diseño (BOD) del proyecto. Se analiza al menos una fuente de suministro de agua no potable en el sitio para reducir la carga sobre el suministro municipal o los sistemas de tratamiento de aguas residuales y demostramos cómo el análisis informó el diseño del proyecto.

Hasta aquí una breve descripción del Proceso de trabajo Integrativo en un proyecto. Si efectuáramos una comparativa detallada con un Proceso de trabajo convencional observaríamos que un Proceso de trabajo Integrativo no supone necesariamente un aumento de horas de trabajo o de costes en honorarios. Supone realizar más trabajo en las fases iniciales de los proyectos, pero permite reducir el trabajo necesario para rectificaciones o cambios en fases intermedias o finales. Permite localizar sobredimensionados de infraestructuras que provoquen sobrecostes innecesarios.

*Recoger información del entorno: sombreado, iluminación exterior, paisaje, paisajismo, lugares adyacentes, temperatura, humedad, viento, etc…

HOY DÍA INVERTIR EN EDIFICIOS PENSADOS PARA LAS PERSONAS ES HACERLO EN LA RENTABILIDAD DEL NEGOCIO

Espacios con alma

Espacios con alma

Por todos es sabido que los hábitos son difíciles de cambiar, culturalmente estamos educados bajo un sentimiento de pertenencia, la pertenencia es estatus, es posesión, es riqueza. Esto poco a poco esto está cambiando; la crisis, los millennials, la globalidad, los precios elevados, la dificultad de acceso a financiación, la tecnología, el intercambio de conocimiento…  son factores que han provocado un cambio en los hábitos de consumo y por tanto en la forma de vender nuestros servicios, por ello debemos pensar en el consumidor, en su experiencia con nuestro producto o servicio. Lo tangible sin valor añadido, sin emoción, es insuficiente.

Necesitamos que el consumidor viva y sienta una experiencia con nuestro producto/servicio, debemos dotarlo de valor, darle alma.

Cuando logramos esto, viene el momento de hacerle llegar al consumidor nuestra oferta, hacerla atractiva para ellos y es ahí donde entra el nuevo concepto de consumo, el pago por uso. Pagar por lo que quiero y necesito en este instante, según mi necesidad actual, no estar pagando por un prolongado periodo de tiempo, hipotecarme por un servicio que hoy me sirve pero tal vez mañana no.

Todo esto no son modas pasajeras, son hábitos que van calando y poco a poco van implementándose en nuestra sociedad. El sector inmobiliario no está exento, la gente no quiere vivir o trabajar en un lugar por su amplitud, por sus acabados o por su decoración. Hoy en día se busca todo lo que ese lugar me aporta, sus zonas verdes, su sostenibilidad y concienciación con el medio ambiente, su accesibilidad, sus espacios saludables, la oferta de servicios que la rodea y que el espacio me permita sociabilizar, la filosofía que en él se respira, que el entorno impulse mi creatividad y productividad y me permita conciliar con mi vida personal. Estas experiencias para el usuario nos permitirán retener y captar talento, crear entornos saludables, en definitiva… entornos felices donde la gente quiera estar y quedarse.

HOY DÍA INVERTIR EN EDIFICIOS PENSADOS PARA LAS PERSONAS ES HACERLO EN LA RENTABILIDAD DEL NEGOCIO

Las oficinas han evolucionado, no nos quedemos atrás…

Las oficinas han evolucionado, no nos quedemos atrás…

Es indudable que las oficinas han evolucionado a la par que lo han hecho sus ocupantes, nuevas generaciones –entre millennials y nativos digitales– que guardan una estrecha vinculación con las nuevas tecnologías y que conciben su vida profesional y personal de forma integral, quedando así difuminadas las fronteras que tradicionalmente han existido entre ambas.

Esta circunstancia unida a la revolución tecnológica en la que nos encontramos inmersos ha incidido en la evolución que ha experimentado todo el sector inmobiliario y que dentro del segmento de oficinas ha supuesto el nacimiento de entornos de trabajo que se adaptan a la nueva realidad de los trabajadores, buscando que los usuarios desarrollen su creatividad, rendimiento e implicación con la empresa lo máximo posible. Los espacios colaborativos promueven un ambiente de trabajo que rompe con la tendencia de cubículos o mesas de trabajos individuales que fomentan la competitividad en lugar del trabajo en equipo y como consecuencia, ambientes de trabajo que generan estrés. Las ventajas de esta nueva tendencia ya se hacen notar y muchas empresas orientan el diseño de sus oficinas para que sea el conjunto del equipo el que logre las metas y objetivos corporativos, en el que puedan surgir nuevas ideas y enfoques, y sobre todo dirigidas a retener el talento.

La oficina del futuro por lo tanto busca crear ese sentimiento de pertenencia a una comunidad, para que los usuarios sientan que trabajan en un edificio con alma, una tendencia que sin duda está expandiéndose rápidamente a lo largo de todo el mundo empresarial, donde los espacios de trabajo buscan organizar la creatividad, el aprendizaje y sobre todo están abiertos a acoger la gran diversidad de conocimiento de cada uno de los miembros del equipo sin contemplar espacios estrictamente jerarquizados, sino sólo diferenciados.

El mercado español se encuentra en el top 10 europeo en la contratación de espacios colaborativos, destacando Madrid y Barcelona. Este posicionamiento por encima de otras ciudades es debido a que existe oferta, existen propietarios que apuestan por este modelo de negocio y operadores que gestionan los espacios atendiendo una demanda creciente del mercado.

 

Alicante cuenta con un entorno emprendedor, tecnológico e innovador muy competitivo, además de ser una plaza con unas infraestructuras y un clima que ofrecen una calidad de vida excepcional. Esto hace que empresas de fuera pongan el foco en nuestra ciudad pero no encuentran oferta de calidad.