Valoraciones de Activos Inmobiliarios en la ejecución de un Proyecto de Valor

Valoraciones de Activos Inmobiliarios en la ejecución de un Proyecto de Valor

A la hora de dotar de Valor Activos Inmobiliarios es importante que tengamos constancia del valor del Activo en su fase inicial, antes de ejecutar el proyecto; sin aplicar mejoras ni Modelo de Negocio, en este punto inicial llevaremos a cabo una Valoración Actual.

A la hora de aplicar un modelo de negocio sobre un Activo Inmobiliario, en la mayoría de los casos, procederíamos a realizar mejoras sobre dicho Activo, el CAPEX ya incrementa el valor de dicho Activo y además permite aplicar y desarrollar el Modelo de Negocio planteado. El Modelo de Negocio en cuestión es el que permite que el Activo tenga un desarrollo y genere rentabilidades óptimas para propietarios e inversores. Por consiguiente, existe un valor hipotético en base al Modelo de Negocio y su evolución. Hipotético porque se trata de un Business Plan con unos objetivos cualitativos y cuantitativos que mediante Estudios, Estrategias y Planes de Acción se alcanzaran en un periodo de tiempo determinado, será en ese instante cuando se considere ejecutado el Proyecto. Aquí presentamos una Valoración Hipótesis, la cual está planteada en base a la hipótesis de mejora establecida, sería el valor futuro del Activo una vez alcanzados los objetivos, está Valoración Hipótesis se lleva a cabo fundamentándose en la documentación del Modelo de Negocio aportada y contrastándose con datos de mercado en caso de detectar desviaciones relevantes sobre escenarios estándar. Esta Valoración Hipótesis permite a propietarios e inversores conocer el retorno de inversión o establecer un Exit por ejemplo.

Cuando el proyecto, en base a la realidad jurídica, fiscal y física del Activo y del Modelo de Negocio haya alcanzado los objetivos planteados, llevaremos a cabo una Valoración Final, la cual certificará el cumplimiento que se planteó sobre el Activo y su Modelo de Negocio y  el valor del Activo estipulado en la Valoración Hipótesis, por consiguiente, se da por terminado el ciclo de ejecución del Proyecto.

Para asegurar la veracidad, neutralidad y realidad de dichas valoraciones empleamos la Valoración RICS.

Las Valoraciones RICS o valoraciones redactadas según los parámetros establecidos por la Royal Institution of Chartered Surveyors, se realizan siguiendo las normativas internacionales IVS, y cuentan con el reconocimiento de inversores de todo el mundo, fondos y entidades financieras, considerada la mayor y más prestigiosa organización de profesionales del ámbito inmobiliario en el mundo. Las Valoraciones RICS son requeridas preferentemente en operaciones internacionales o corporativas, por su alto grado de reconocimiento. También son requeridas en la valoración de Activos Inmobiliarios que requieren un importante nivel de especialización.

HOY DÍA INVERTIR EN EDIFICIOS PENSADOS PARA LAS PERSONAS ES HACERLO EN LA RENTABILIDAD DEL NEGOCIO

Espacios con alma

Espacios con alma

Por todos es sabido que los hábitos son difíciles de cambiar, culturalmente estamos educados bajo un sentimiento de pertenencia, la pertenencia es estatus, es posesión, es riqueza. Esto poco a poco esto está cambiando; la crisis, los millennials, la globalidad, los precios elevados, la dificultad de acceso a financiación, la tecnología, el intercambio de conocimiento…  son factores que han provocado un cambio en los hábitos de consumo y por tanto en la forma de vender nuestros servicios, por ello debemos pensar en el consumidor, en su experiencia con nuestro producto o servicio. Lo tangible sin valor añadido, sin emoción, es insuficiente.

Necesitamos que el consumidor viva y sienta una experiencia con nuestro producto/servicio, debemos dotarlo de valor, darle alma.

Cuando logramos esto, viene el momento de hacerle llegar al consumidor nuestra oferta, hacerla atractiva para ellos y es ahí donde entra el nuevo concepto de consumo, el pago por uso. Pagar por lo que quiero y necesito en este instante, según mi necesidad actual, no estar pagando por un prolongado periodo de tiempo, hipotecarme por un servicio que hoy me sirve pero tal vez mañana no.

Todo esto no son modas pasajeras, son hábitos que van calando y poco a poco van implementándose en nuestra sociedad. El sector inmobiliario no está exento, la gente no quiere vivir o trabajar en un lugar por su amplitud, por sus acabados o por su decoración. Hoy en día se busca todo lo que ese lugar me aporta, sus zonas verdes, su sostenibilidad y concienciación con el medio ambiente, su accesibilidad, sus espacios saludables, la oferta de servicios que la rodea y que el espacio me permita sociabilizar, la filosofía que en él se respira, que el entorno impulse mi creatividad y productividad y me permita conciliar con mi vida personal. Estas experiencias para el usuario nos permitirán retener y captar talento, crear entornos saludables, en definitiva… entornos felices donde la gente quiera estar y quedarse.

HOY DÍA INVERTIR EN EDIFICIOS PENSADOS PARA LAS PERSONAS ES HACERLO EN LA RENTABILIDAD DEL NEGOCIO

Las oficinas han evolucionado, no nos quedemos atrás…

Las oficinas han evolucionado, no nos quedemos atrás…

Es indudable que las oficinas han evolucionado a la par que lo han hecho sus ocupantes, nuevas generaciones –entre millennials y nativos digitales– que guardan una estrecha vinculación con las nuevas tecnologías y que conciben su vida profesional y personal de forma integral, quedando así difuminadas las fronteras que tradicionalmente han existido entre ambas.

Esta circunstancia unida a la revolución tecnológica en la que nos encontramos inmersos ha incidido en la evolución que ha experimentado todo el sector inmobiliario y que dentro del segmento de oficinas ha supuesto el nacimiento de entornos de trabajo que se adaptan a la nueva realidad de los trabajadores, buscando que los usuarios desarrollen su creatividad, rendimiento e implicación con la empresa lo máximo posible. Los espacios colaborativos promueven un ambiente de trabajo que rompe con la tendencia de cubículos o mesas de trabajos individuales que fomentan la competitividad en lugar del trabajo en equipo y como consecuencia, ambientes de trabajo que generan estrés. Las ventajas de esta nueva tendencia ya se hacen notar y muchas empresas orientan el diseño de sus oficinas para que sea el conjunto del equipo el que logre las metas y objetivos corporativos, en el que puedan surgir nuevas ideas y enfoques, y sobre todo dirigidas a retener el talento.

La oficina del futuro por lo tanto busca crear ese sentimiento de pertenencia a una comunidad, para que los usuarios sientan que trabajan en un edificio con alma, una tendencia que sin duda está expandiéndose rápidamente a lo largo de todo el mundo empresarial, donde los espacios de trabajo buscan organizar la creatividad, el aprendizaje y sobre todo están abiertos a acoger la gran diversidad de conocimiento de cada uno de los miembros del equipo sin contemplar espacios estrictamente jerarquizados, sino sólo diferenciados.

El mercado español se encuentra en el top 10 europeo en la contratación de espacios colaborativos, destacando Madrid y Barcelona. Este posicionamiento por encima de otras ciudades es debido a que existe oferta, existen propietarios que apuestan por este modelo de negocio y operadores que gestionan los espacios atendiendo una demanda creciente del mercado.

 

Alicante cuenta con un entorno emprendedor, tecnológico e innovador muy competitivo, además de ser una plaza con unas infraestructuras y un clima que ofrecen una calidad de vida excepcional. Esto hace que empresas de fuera pongan el foco en nuestra ciudad pero no encuentran oferta de calidad.